La salud en el Perú sigue en crisis y Ollanta no hace nada

SOFIA PICHIHUA

(Crítica al mensaje presidencial del Sr. Ollanta Humala – 28 de julio de 2015)

 

photo

Dr. Pablo Pino-Lozano

Médico neurocirujano,

Secretario general del Sindicato ESSALUD SIN CAS

Al parecer, los asesores del Presidente no le han informado sobre los principales problemas de la salud en el Perú. Lo que ha mencionado en su mensaje equivale a solo poner un curita sobre una herida de una extremidad con un absceso piógeno. Los supuestos logros y los anuncios sobre próximas acciones en el sector salud, como ampliar la cobertura del SIS a los recién nacidos y sus padres, el sistema de ambulancias, los ínfimos aumentos en las remuneraciones del personal de salud, etc. no tocan los problemas de fondo en la grave crisis por la que atraviesa el sector salud.

El atraso en salud en nuestro país, con respecto a los demás países latinoamericanos y del mundo entero, es creciente. No se está haciendo nada efectivo para revertir esta grave crisis. Esto es inconcebible cuando el Perú reúne las condiciones para el desarrollo. Como ya lo ha señalado, con precisión, la Academia Peruana de Salud, dos grandes deficiencias desatendidas, de larga data, explican este atraso:

1) En el aseguramiento social, la ausencia de financiamiento moderno es causa principal de que la mayoría de la población no tenga acceso al derecho a la salud ni a la atención integral.

2) En el sistema nacional de salud, la inexistencia de evaluaciones perpetúa la desactualización, con deficientes rectoría, descentralización, prestación de servicios, financiamiento y articulación.

Ambas deficiencias, o problemas, inciden negativamente en los recursos humanos y determinan la alta emigración de profesionales al extranjero, su insuficiencia en muchos hospitales, bajos sueldos y pensiones y huelgas frecuentes.

No se afronta los obsoletos financiamiento y recaudación, convertidos ahora en severos problemas soslayados. Solo la cuarta parte de trabajadores peruanos aporta al aseguramiento social en salud. El proceso de privatización encubierta de los hospitales, iniciada en el gobierno anterior, y promovida activamente por este, la persistencia del sometimiento de EsSalud al ámbito de Fonafe, el desfinanciamiento progresivo de EsSalud y la carencia de un plan de verdadera reestructuración y modernización de EsSalud, llevarán al colapso de esta institución, para perjuicio de los casi 10 millones de asegurados y derecho habientes.

Y con respecto al Seguro Integral de Salud (SIS), continúa en menos de 50 dólares al año el gasto per cápita, con una limitación sustancial de cobertura a muchas enfermedades y condiciones médicas. En la práctica, el SIS no es un seguro, es solo un programa.

Los objetivos de un sistema nacional de salud son: (a) Mejorar la salud de toda la población; (b) responder a sus expectativas y (c) protegerla contra los riesgos financieros de la enfermedad y la discapacidad. Los sistemas de salud que responden a otros objetivos, por ejemplo neoliberales, no desarrollan, sino que atrasan más.

Recordemos también que un sistema nacional de salud tiene cuatro funciones elementales para el desarrollo: (1) Rectoría. (2) Financiamiento, incluida la recaudación. (3) Prestación de servicios. (4) Generación de recursos humanos y físicos. La mayor o menor eficiencia en el desempeño de estas funciones explica las grandes brechas existentes entre los sistemas de salud que funcionan bien y aquéllos que no lo hacen.

La llamada “reforma” de salud que ha emprendido este gobierno tampoco considera estos problemas y nada se está haciendo para revertir la crisis. Más bien se ha dado prioridad al mercado que al derecho fundamental a la salud. Por ello el interés del Gobierno en las Asociaciones Público-Privadas (APP).

Para la salud, el aseguramiento y sus recursos humanos no está claro el panorama. El mensaje presidencial no ha abordado ninguno de estos problemas. Las acciones y anuncios, no son para nada suficientes para contribuir a solucionar las severas deficiencias o problemas sustanciales en el sector salud. Y lo más terrible es que se evade concertar una cabal política de Estado en salud y se insiste en un discurso político lejos de la realidad y las necesidades, propio del subdesarrollo.

El Perú debe emprender acciones, con sustento ético, solidario, financiero y técnico, hasta recuperar en salud el lugar que le corresponde en Sudamérica y que tuvo hasta la década de 1950. Pero no podemos esperar que un gobierno o un solo grupo político tenga las soluciones. Para lograr el cambio esperado es indispensable una POLÍTICA DE ESTADO EN SALUD, que sea producto de un consenso a largo plazo de todas las fuerzas políticas, académicas, sociales, gremiales, etc.; es decir, con la participación activa de todos los actores involucrados en el sector salud.

El Perú debe concertar una cabal POLÍTICA DE ESTADO EN SALUD. La resultante será un proceso exitoso de reforma, donde se afronte la crítica situación del sistema nacional de salud, del financiamiento y de los recursos humanos. También se debe lograr una verdadera Ley de Aseguramiento Social Universal en Salud: solidario, equitativo, inclusivo, ético, obligatorio, factible, moderno y progresivo, financiado con estrategias efectivas, recaudación con tecnología de última generación y una inversión mayor al promedio sudamericano.

Por lo tanto, es imprescindible organizar un amplio y moderno diálogo nacional a fin de concertar el desarrollo, terminar con la elusión de los problemas fundamentales del sector y afrontarlos con éxito.

“Hermano, hay mucho que hacer”, pero ¡hagámoslo YA!

Anuncios

Acerca de perusindical

PERÚ SINDICAL es un espacio para la comunicación sindical, dirigido por Oscar Alarcón Delgado, periodista y sindicalista,
Esta entrada fue publicada en Escritos sindicales. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La salud en el Perú sigue en crisis y Ollanta no hace nada

  1. Pedro Chavez dijo:

    Lo que las Corporaciones no quieren que sepa.
    Estimado Sr, Oscar Alarcon Delgado;

    Despues de saludarlo muy atentamente. Me presento ante usted, mi nombre es Pedro Chavez, Gerente Administrative de Ink Optical LLc. en San Antonio, Texas. USA. Ante todo quiero decirle que esta comunicación no es para lograr una venta, sino para informarle lo que me comentaron algunas ópticas y laboratorios opticos, en cuanto a monturas de seguridad en mi reciente viaje a Lima- Peru.
    Me indicaron la mayoría de la Compañías Mineras solicitan aun lunas de vidrio supuestamente químicamente endurecidos sin certificacion para las monturas de seguridad por su bajo costo para los trabajadores de su gremio, sin interesar los riesgos que esta contrae y a su vez por las normas de seguridad de ANSI Z87.2.
    Esto me da a pensar, que solo en Peru esta permitido hacerlo, posiblemente por la falta de conocimiento de la fuerza laboral y en el abuso de algunas corporaciones en conjunction con la Grupo Administrativo que las representa y Compañías Ópticas con solo fines de lucro.
    Los trabajadores se cuidan de no contraer cancer, o males de hígado o pulmones, pero no cuidan algo que no hay tecnología para reemplazarlo y les permite tener una major calidad de vida, su vision, sus ojos.

    A continuacion le envio una información al respecto, a fin abogue por el trabajador Peruano, pues ya no estamos en colonialismo y no permita que sigan abusando. La vista no tiene precio, y no se debe permitir que sigan usando lunas vidrio, simplemente porque se ahorran unos cuantos soles.

    Materiales de la lente de monturas de Seguridad y Deporte.

    Las lentes de vidrio. En los primeros días de corrección de la visión, todas las lentes eran de vidrio.
    Aunque las lentes de cristal ofrecen ópticas excepcionales, son pesados y pueden romperse fácilmente, lo que podría causar un daño grave al ojo o incluso la pérdida de un ojo. Por estas razones, las lentes de cristal ya no son ampliamente utilizados para monturas de seguridad. Su uso es solo para bajo impacto.
    Las lentes de policarbonato. A principios de 1970, Gentex Corporation presentó los primeros lentes de policarbonato de gafas de seguridad. Más tarde esa década y en la década de 1980, se convirtió en el aumento de las lentes de policarbonato popular y seguirá siéndolo hoy.
    Originalmente desarrollado para viseras de casco para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, para “vidrio a prueba de balas” para los bancos y otras aplicaciones de seguridad, el policarbonato es más ligero y mucho más resistente a los impactos de resina, por lo que es un material preferido para las gafas de los niños, gafas de seguridad y deportes.
    Qué Material de la lente es el mejor para Gafas de seguridad?
    El material de la lente más popular para gafas de seguridad es de policarbonato. Este material tiene menos de la mitad del peso del vidrio, por lo que las gafas es más cómodo. Los lentes de policarbonato son también más resistentes a los impactos que las lentes de vidrio.
    Valor Características y ventajas principales
    • Policarbonato superior resistencia al impacto.
    • Bloquea 100% UV.
    • Más ligero que los lentes de plástico de alto índice.

    ¿Qué tipo de lentes de seguridad qué necesito en el trabajo?

    Se necesita que el encargado de seguridad de la empresa debe determinar qué nivel de protección (de bajo o de alto impacto) de acuerdo a las funciones de trabajo.
    Algunas ocupaciones que requieren una alta protección contra impactos en gafas incluyen:
    • Carpinteros
    • Plomeros y instaladores de tuberías
    • Maquinistas
    • Minería
    • Obreros
    Algunas actividades pueden requerir protectores laterales, gafas o protección complete de la cara. Los empleadores y los oficiales de seguridad deben consultar la Asociación Internacional de Salud que ha hecho pública la “Guía de selección y uso de protección ocular y facial “, como un complemento de la norma ANSI Z87.1-2003. para ayudar a determinar qué tipo de gafas de seguridad que es el más apropiado para los diferentes puestos de trabajo. selección”, Esta guia debe estar al alcance de los trabajadores al momento de su chequeo visual y toma de decision..
    Ademas los lentes de policarbonato ahora se pueden poner una capa de silicio para hacerlo mas resistente a las rayas y se puede aplicar el tratamiento anti empañante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s